Los pianos Bösendorfer del Teatro Municipal

El Teatro Municipal 1º de Mayo de la ciudad de Santa Fe (capital de la provincia del mismo nombre de la República Argentina) ubicado en calle Peatonal San Martín 2020, cuenta con dos pianos Bösendorfer: un 275 del año 1923 y el más nuevo, el 290 modelo Imperial del año 1980. El piano más nuevo llegó a Santa Fe a meses de ser construido, junto con otros 3 pianos de las mismas características que fueron destinados a distintos puntos del país. Desde esa época el piano es utilizado como piano principal.

 

Bösendorfer 275 del año 1923   Bösendorfer 290 del año 1980
 Piano Bosendorfer 275    Piano Bosendorfer 290
Foto 1   Foto 2

 

Un piano de concierto debe ser mantenido si se lo desea utilizar como tal con afinaciones previas a los conciertos, recambio de cuerdas y reparación inmediata de piezas que se van deteriorando, limpieza y lubricación de sus partes móviles para evitar atascamientos y ruidos por fricción como también limpieza completa para evitar proliferación de plagas, regulación del mecanismo para que el pianista posea un toque homogéneo y el piano pueda responder al máximo nivel. Como cuidados estrictos, se debe preservar de cambios bruscos de temperatura y humedad y a resguardo de plagas.

 

A pesar de los cuidados que deberían darse a un piano de concierto, estos pianos en particular tuvieron un mantenimiento y cuidados escasos durante casi toda su vida. En 2005 el coliseo santafesino se cerró durante más de un año para comenzar una restauración y el 24 de mayo de 2006 el teatro fue reabierto. Una vez retomada la temporada 2006, se realizaron algunos conciertos en donde tuve por primera vez oportunidad de trabajar en algunas afinaciones y reparaciones. Primeramente como músico y luego como técnico, fue una amarga sorpresa encontrarme con pianos de concierto de este nivel en ese estado. En agosto/septiembre del mismo año realicé una evaluación e informe de ambos instrumentos a pedido de la Asociación Amigos del Teatro que se encontraba tramitando un subsidio del Fondo Nacional de las Artes para la reparación de los instrumentos. Las fotos 1 a 8 con excepción de la 6 pertenecen a una selección de casi 400. Incluyéndome, el piano fue atendido por distintos técnicos, situación que no es recomendada ya que lo ideal es que una sola persona se haga cargo del mantenimiento del instrumento. De esa forma, el técnico va conociendo sus virtudes y defectos e informando y aconsejando al propietario sobre las medidas convenientes a tomar.

 

Luego comenzó el 2007, en donde no tuve oportunidad de realizarle ningún servicio ya que se había dispuesto al fin que un solo técnico atendería el piano y se determinó otro colega. Al comenzar esta nueva temporada (luego de no usarse el piano durante varios meses en el receso de verano de 2006/2007) los problemas del piano continuaron haciéndose notar cada vez más. Las críticas del público en uno de los diarios locales sobre el piano del Teatro Municipal describían particularmente un ruido molesto al accionar uno de los pedales (ver cartas de los lectores en este link interno o directamente los archivos del Diario El Litoral: carta01 carta02 carta03 ). Ese tipo de problemas se había manifestado en forma esporádica en algunos conciertos en los que tuve oportunidad de afinar el instrumento en donde la solución del momento de urgencia y por falta de presupuesto es realizar una reparación precaria para salvar a medias el problema y mis colegas sin duda hicieron lo mismo, muchas veces como atención al preocupado pedido del pianista. Es decir, por mejor voluntad de los técnicos, es casi imposible hacer algo por un instrumento si no se dispone de decisiones políticas y presupuesto, cosa que casi siempre sucedía y sucede con muchos instrumentos de concierto en nuestro país.

 

Quedan también resonando en la sala mayor del teatro, las palabras del músico Bruno Gelber, que se negó a utilizar el piano en el concierto con orquesta ofrecido el 7 de septiembre de 2007: "Santa Fe necesita un buen piano" (ver nota del diario El Litoral en este link interno o directamente los archivos del Diario El Litoral ). Resultaba inconcebible que durante 30 años el piano principal del teatro no hubiese sido mantenido como correspondía tratándose de un piano de alto concierto y exigencias extremas. Esto era sin ninguna duda una falta total de respeto a los pianistas que visitaran nuestra ciudad y al público que asistía a los conciertos.

 

Si bien los instrumentos estuvieron tapados con sus fundas durante el período de restauración del teatro, quedaron en desuso.Por otra parte, hay que decir que la restauración del teatro no tuvo en cuenta la reparación de los pianos, al menos del piano principal 290. El mantenimiento antes de la restauración ni siquiera fue el mínimo e indispensable como para preservar a los pianos en condiciones y por supuesto, el no uso de los pianos durante más de un año perjudicó aún más la situación de deterioro. Las siguientes fotos fueron tomadas después de la restauración del teatro, en una evaluación que realicé en 2006 (fotos 1 A 8) En las mismas se pueden observar: reparaciones precarias, restos de polillas, desgaste de paños, suciedad, desregulación del mecanismo e indentación de los martillos, humedad en la tabla armónica y algo que resulta vergonzoso: UN PALO DE PLUMERO COMO SOPORTE DE LOS PEDALES...

 

El lugar del guardado de los pianos era una habitación oscura, con humedad y sin ventilación, propicio además para el ataque de plagas. Se puede ver en la foto en la parte superior los grifos de agua contra incendios.   Las arandelas frontales que se encuentran al frente y debajo de las teclas se encontraban apolilladas, se observa suciedad y restos de polillas.
 \"\"    
Foto 3   Foto 4
     
La tabla armónica del piano mostraba signos evidentes de humedad y suciedad   El paño de descanso de martillos que se encuentra detrás y debajo de las teclas se encontraba apolillado, roto y gastado. Esto provocaba diferencias sustanciales en la altura de las teclas y además, cada vez que se soltaban las teclas se escuchaba el golpe de la caída
     
Foto 5   Foto 6
     
Los alambres de los apagadores (verticales) se deslizan dentro de unos orificios en donde se encuentran encolados los bujes (los paños rojos). Se puede observar que algunos faltan, evidenciándose también que algunas reparaciones fueron realizadas de urgencia ya que no se desmontó el riel de madera.  

 

 

Un palo de plumero sostiene los pedales

 

     
Foto 7   Foto 8

Así se presentaba el piano en el escenario cada vez que se utilizaba.

 

Comprometidas con el arte y la cultura, las nuevas autoridades de la Municipalidad de Santa Fe elegidas a fines del año 2007, no dudaron en revalorizar inmediatamente a este instrumento y nos convocaron para encarar una restauración sin precedentes a este piano. Debido al deterioro inaudito del instrumento y sumado a que una restauración de tal magnitud podría ser infructuosa sin saber hasta que punto el piano podría llegar a responder, decidimos junto a mi colega, el Técnico Marco Naya (link a página) de la ciudad de La Plata (Buenos Aires, Argentina) presentar dos etapas de trabajo. En forma textual, en parte nuestro informe decía lo siguiente:

 

Luego de realizar un exhaustivo examen al instrumento en su conjunto, hemos detectado que el mayor problema del piano es a priori su pobre sonoridad en el registro medio y agudo, esto es consecuencia de la falta de entonación de las cabezas de martillos y la falta de regulación de la maquina.

 

Llegamos por tal motivo, a la conclusión que los pasos a seguir deben ser los siguientes:  

 

1) Realizar un trabajo de entonación completa, (pre-entonación y afinado, entonación y afinación y post entonación y afinación), y registración completa de la maquina. Con este trabajo lograríamos recuperar la sonoridad del instrumento y de este modo poder evaluar con un mayor margen de efectividad el resultado real de una reparación mayor.  

 

2) En esta segunda etapa y luego de poder evaluar a ciencia cierta el resultado de la sonoridad del piano, se puede dar el siguiente paso que es la renovación total de todos los fieltros de apagadores, fieltro de apoyo, arandelas de nivelación de teclado y calado de tecla. Cambio de cabezas de martillo, entonación completa, grafitado de pulsadores, blanqueado de marfiles del teclado, regulación de la máquina, cambio de los fieltros de guía de apagadores y cambio de todos los fieltros de mortezas de teclado. Reposición de bordona faltante y limpieza del encordado.

 

Con este trabajo recuperaríamos el mayor esplendor que otrora tuvo el piano y es una reparación que con la debida atención y service se puede prolongar en cuanto a su duración a través de los años.

 

Aprobado el comienzo de la primera etapa, empezamos a fin de diciembre de 2007 con los trabajos en donde se realizó básicamente  el refilado y entonación a la martillera y regulación del mecanismo para observar la respuesta mecánica del instrumento y evaluar la “voz”, que se encontraba en aproximadamente un 30 % de su rendimiento, en especial la sonoridad del sector medio y agudo. El resultado de esta prueba fue altamente positivo y abrió la posibilidad de encarar la segunda etapa aunque nuestras expectativas eran la de lograr una notable mejoría del piano, pero no en un 100% debido a la falta de mantenimiento.

 

Los siguientes son los links de distintas notas publicadas en medios periodísticos en donde se hace mención al mantenimiento, cuidado y estado de los pianos del teatro y a problemas edilicios. 

 

Radio LT10 (8 de enero de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

Agencia Federal de Noticias (31 de enero de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

Página de la Municipalidad de Santa Fe (31 de enero de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

Diario Sin Mordaza (1 de febrero de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

Notife (8 de febrero de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO 

 

Primera etapa

 

Martillos desgastados. Esto provocaba distintos problemas (sonido desparejo, cortes de cuerdas, falsos batidos entre otros)   Martillos recuperados: mediante el desgaste de las cabezas se logró la recomposición de los martillos y luego se entonaron, es decir, se buscó el timbre parejo. En general este piano tiene un timbre conocido como "metálico". Aún así, se pueden observar las mínimas indentaciones que quedaron en los martillos ya que la remoción de más fieltro hubiera hecho que el alma de madera del martillo percuta las cuerdas. Luego los martillos se cambiaron por los originales importados especialmente para este piano
 
Foto 9   Foto 10

 

Mi colega Marco Naya en contacto permanente con Renner, la marca original de los repuestos del piano Bösendorfer 290, comenzó los trámites de importación de la martillera completa y paños de apagadores. Así comenzamos los trabajos de restauración. El mecanismo del piano fue trasladado al taller que el Técnico Naya posee en La Plata y el piano junto con otras piezas quedaron en Santa Fe para su reparación mientras esperábamos los repuestos originales. Comenzamos con algunas tareas sobre el mecanismo y sobre el piano en sí como el blanqueado del teclado, recambio de cuerdas faltantes, grafitado de pulsadores, recambio de bujes de guías de apagadores, reparación de pedales entre las más importantes. 

 

Segunda etapa

 

 
Apagadores y guías de apagadores fuera del piano para remoción de paños y bujes de apagadores     Base de la pedalera del lado interno: en los paños (gastados y duros) se apoyan los pedales cada vez que se sueltan. Los paños, al encontrarse en estas condiciones provocaban que el ruido de la caída del pedal no se amortiguara
   
Foto 11     Foto 12
Riel de bujes de apagadores precarios, reparaciones precarias y de urgencia, bujes rotos(el pegamento utilizado en algunos aparentaba ser el indebido, del tipo cemento de contacto). Obsérvese el tercer buje de izquierda a derecha.     Bujes nuevos
   
Foto 13     Foto 14

 

Una vez arribados los repuestos originales importados directamente desde Alemania se realizó el cambio de martillera, apagadores y el resto de los trabajos pactados. Ya en Santa Fe, con el mecanismo puesto dentro del piano, el final de la segunda etapa llegaba. Durante más de una semana, el Técnico Marco Naya realizó los ajustes finales y en especial, la registración del mecanismo y entonación de los martillos, trabajos en que especialmente se perfeccionó en Alemania en la fábrica de pianos Schimmel 

 

Los martillos originales Renner importados directamente de Alemania que se colocaron en el Piano Bösendorfer Imperial 290 del Teatro Municipal

 

  Foto 15 

 

Como conclusión de estos trabajos, podemos decir que el mecanismo se encuentra con un toque uniforme, y el piano ha recuperado su sonoridad original cuyo timbre posee las características conocidas como “metálico”, coincidiendo en mayor o menor medida con las referencias que poseemos sobre su sonido desde las primeros años de uso en la década del 80. Las siguientes son los links a distintas notas publicadas en medios periodísticos en donde reflejan parte de lo comentado en esta página y los resultados obtenidos.  

 

Página de la Municipalidad de Santa Fe (20 de julio de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

Diario El LItoral (21 de julio de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

Diario El Litoral (16 de septiembre de 2008) LINK INTERNO / LINK EXTERNO

 

Los links internos se encuentran momentáneamente desactivados. 

Todas las fotografías fueron registradas por los técnicos Gabriel Lorenzi (Santa Fe) y Marco Naya (La Plata).

Se encuentra en proceso de construcción la sección de "antes y después" de la restauración del piano Bösendorfer 290.

A excepción de las fotos 1 y 3 que corresponden al piano Bösendorfer 275, el resto de las fotografías pertenecen al piano o elementos del piano Bösendorfer Imperial 290 número de serie 32.980 del año 1980. 

Fueron seleccionadas entre más de 700 imágenes (fotos y videos) que se obtuvieron antes, durante y luego de algunos de los trabajos realizados.